Bienvenidos a mi libreto de poemas medidos y desmedidos... y etéreos

.

lunes, 23 de abril de 2018

Fuegos



Que acabamos la Feria,
                cariño mío,
a destelladas los besos al aire,
arebujados entre aquellas sábanas
de lunares,
                 bailando
olés al río
cuando pasa por Triana,
y solos tú y yo,  mi alma,
                 mirándonos:
                                      en el reflejo del agua.

jueves, 29 de marzo de 2018

Cómplice


    NO digas que el mercurio
    se rompe,
                    al aire.
    No me digas que el tiempo
    está vacío,
                    en mis manos.
    No me digas que mi alma
    está perdida
    en mil y una tontería.
    Que no;
                no me digas nada.
    y deja que tus besos
    me digan todo,
    con su silencio cómplice.
    Ya sólo abrázame tanto
                                        y tanto
    que hasta me duelan
    los ojos
    a la luz de los tuyos,
                                    cuando anochezcan. 

jueves, 22 de marzo de 2018

Vaho

Vaho 

                                           ME duelen tus ojos tristes
                                           porque viven ausentes
                                           en el espejo de tu casa
                                                                        y de la mía.
                                           Acaso si ya me dejas tu vaho
                                           en los cristales,
                                           sé que aún respiras;
                                           o si acaso te dibujas sonrisas
                                           en tu rostro forzadas 
                                           al disimulo entre la  gente,
                                           te siento como adormecida,
                                           como acurrucada en la pena
                                                                    que tan fría te eleva...
                                           Y yo te escucho desde lejos,
                                           como río que sangra silencioso
                                           por su cauce,
                                           donde sólo brotan espinas
                                           que acaricias entre las piedras.
                                           Pero no llores,
                                           mírate entre los huecos
                                           que quedan,
                                                            y no temas:
                                           deja que el sol caliente tu alma
                                           mientras el mar se acerca. 

jueves, 27 de octubre de 2016

Escombros

Caminando entre escomnbros. Ángeles Cadel 
                                       
                                                APARTO mis ropajes desgastados
                                                por tus golpes y retiro las piedras
                                                que pusiste en mis roídos zapatos.
                                                Ya desnudos mis pies se abren camino
                                                entre los escombros de mi alma
                                                y sus cantos cortantes.
                                                                                     Y sangro.
                                                                                                     Y me duele.
                                                Pero sigo andando hacia delante
                                                y sin miedo, como la hierba que crece
                                                sola,
                                                         valiente
                                                                         y libre.
                                                Ya lejos de ti, sonrío al fin. 

martes, 16 de agosto de 2016

Refugio II














Si esta noche llueve fuego,
                                           refúgiate
conmigo donde las gotas de escarcha
dejan surcos vacíos
en los labios brisados por el sol. 

sábado, 28 de mayo de 2016

El mirador

Mirador de Corta Atalaya. Foto: Antonio Romero 















Asómate conmigo de la mano,
y mirémonos desde mi atalaya,
con la tarde tornada,
de frente al precipicio de tus miedos,
-ya ahogados,
                     ya muertos-
en el reflejo rojo de la sangre
agria que nos corroe,
                                   sigilosa,
entre el sudor y el azufre
que a dentelladas moldean los cuerpos.

sábado, 23 de abril de 2016

Aquella canción

Luz de luna, Antonio Romero 



















CORREN malos tiempos para la lírica
                                                        y la paz,
y no son letras de aquella canción.

Mientras existan las guerras que inunden
el mundo de barbarie,
y vendedores de armas
                                      que las financien;
el mar sólo traerá niños muertos
que flotan en la orilla.

Mientras haya banqueros que no fíen
respiro a las familias
y el aire corrupto
                              tenga bolsillos llenos;
sólo habrá desahucios de las vidas
ahogadas entre el lodo y el fango.

Mientras existan las manos que oprimen
al diferente por serlo,
a la mujer por sexo
                                 y a golpes,
a los ancianos dejados;
sólo habrá llantos rotos
que acuchillan más los sueños perdidos.

Mas no hay remedio:
malos tiempos para la poesía
                                               y la paz
mientras se sigan entonando siempre
las letras de aquella misma canción.

jueves, 18 de febrero de 2016

Humo

La ciudad de los humos, de Martín Gálvez












Piritas. Humo gris de chimenea
en el aire dispersas
                               entre jaras.
Humos negros del tren. De cal
tiznadas las paredes
                                de las casas.
Humos cobrizos de la tierra. Mina
en agua agria ahogada
                                   entre orgullos.
Humo olor vertedero. Irrespirable
ya la esencia de olvido,
                                      ya la esencia de muerte.

lunes, 15 de febrero de 2016

Al otro lado

Descubriendo la mar. Foto: C. Alcázar
NO temas mi pequeño.
Vivimos al otro lado del mar, 

donde las olas sólo traen sueños
ahogados, adonde sólo flotan 
las astillas de sus casas ajada, 
a la deriva, 
                  en la huida de la guerra. 
No llores, mi pequeño. 
Vivimos al otro lado del mar, 
en tierra firme, donde sólo buscan 
refugio de bombas, 
                   y de más odios. 
Sí, pequeño, al otro lado del mar: 
adonde la orilla ya solo mece, 
                   y besa, 
y entre sus surcos arrulla 
los cuerpos que llegan 
de niños muertos.

viernes, 12 de febrero de 2016

Ojalá

Ojalá pudiera escindir mi cuerpo
sin descuidarlo, 
sin que me duela. 
Ojalá pudiera con mi aleteo 
volar muy alto,
                        libre, 
por aquí, por allá. 
Ojalá pudiera vivir así
y estar 
           y sentir 
siendo siempre yo misma 
en todas partes. 

jueves, 11 de febrero de 2016

Odio

Gorrión. Antonio Romero 
           

                DÉJALES el odio, mi pequeño,
                su mirada de envidia,
                y su recelo, déjales el miedo
                que envuelve sus falsas
                                                corazas de hierro.
                Déjales, pequeño, y no quieras nunca
                vestir su piel ni sentirlo de cerca:
                los corazones con odio no vuelven
                                                a sonreír jamás.

viernes, 22 de enero de 2016

Metralla

Corazón  sobre locomotora diésel
en Zarandas. Foto: Antonio Romero
si la guerra estalla en nuestras manos
- por tí, por mí, por los dos:
                                          qué más da-
no te apures por los cristales rotos,
demasiada la metralla en el cuerpo.
Y, no te apures, ya no hay armisticio
posible sin esas  banderas blancas
que taponan las armas vencedoras
en batallas perdidas,
-más tú,  o más yo,  o los dos:
                                   qué más nos da-,
si sólo existe un silencio de muertos
en nuestra paz soñada.

martes, 12 de enero de 2016

Refugio

"No te calles. Rompe el silencio",
de Ana María Rosal
ES la hora. Ya oigo sus pasos
                                         subiendo
la escalera. A prisas, busco refugio
en el último cuarto,
ya me arrincona el miedo,
ya me aferro a mi cuerpo.
Se me acerca. Comienza su ritual
de boxeo ebrio.
                          Siento
un frío metal clavado en mi pecho.
Ya refugiada en la caja de pino,
suspiro mis sueños en blanco y negro.


lunes, 28 de diciembre de 2015

I am free

"I am free". Laura Cirilo 

¡NO te calles, mujer!
Que él no es más hombre
si te pega
                  o te insulta
                                    y te desprecia.
¡No te calles, mujer!
Que él no es más hombre
si te engaña
                    con halagos
o con sus besos
y abrazos del después!
Que no, que no eres suya
ni de nadie. No temas,
grítalo con el  pecho descubierto:
"soy libre,
                 I am free",
- que no importa el idioma -
¡No te calles, mujer!
             

miércoles, 28 de octubre de 2015

Miércoles muerto

Es en vano. A mi paso
se ceba la piedra atada al tobillo
desde hace tiempo
mientras se escarpa el suelo.
Ya se alejan,
                     se me escapan las horas.
Ya se acerca, se me acelera el vértigo.
Es en vano. Ya flácido
cae mi cuerpo
                      sin avistar el punto kilométrico
que mate ya este miércoles
de peso muerto.

lunes, 24 de agosto de 2015

Tormenta

Tormenta, Antonio Romero 



                                              SI el invierno adolece tu esqueleto
                                                                                          ya inerte
                                              y vibra sin barrenos;
                                              Si la llovizna quiebra tu silencio
                                              y se pierden tus hierros en lo obscuro;
                                              déjame hoy, Rotilio, escribir los versos
                                              que te salven de la tormenta,
                                              del abandono y su lamento:
                                                                                          déjame
                                              rescatarte del olvido a destiempo.

viernes, 28 de noviembre de 2014

El silbo

In memorian, M.J. Pérez Illescas y Juan Delgado


                                           CUANDO salga la luna nueva, madre,
                                           subiré al malacate
                                           sin la escalera ni ningún arnés
                                           sin miedo a la caída,
                                           valiente, como padre
                                           en contramina.
                                           Y cuando se esconda la luna, madre,
                                           ya en lo alto del Rotilio,
                                           -adonde ahora anidan las palomas
                                                                               que los niños atrapan-,
                                          miraré al cielo: respiro ya el viento de cobre
                                          con el silbo del minero. 

sábado, 30 de agosto de 2014

Río de sangre

A Antonio Perejil Delay y su Romancero del Tinto
                                                                   Río de sangre. Antonio Romero                                                                               
HOY son éstas tus huellas,
                                         minero,
vías verdes con vagones
de trenes ya vejados,
entre escorias y chatarras al peso.

Hoy es éste tu paisaje,
                                   minero,
sin cortas ni filones,
sólo lagos de ácidos y residuos
vertidos al subsuelo.

Pero hoy es ésta tu tierra,
                                   minero,
ya en tu dermis tatuada,
donde sólo quedan un río sangre
y un viejo malacate.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Alba

Alba, de Antonio Romero


Y al alba, arde Rotilio
entre los vacies de minas y montes.
Y entonces,
                 - sólo entonces- :
Nerva amanece.

lunes, 10 de febrero de 2014

Adentros


siento la caricia de tu mano
que juega con la mía,
a esconderse. Y ya siento el cosquilleo
de tus pies, como si ya me llamaras
en la noche para que no me duerma
y siga pendiente,
te hable,
               te cante
                              y te responda
por la piel abultada de mi vientre
cuando gritas mamá
                                en mis adentros.